Manifiesto gatuno para uso de humanos

root's picture

 

Los humanos y los gatos son dos razas que cooperan desde el comienzo de los tiempos. Los humanos que tienen gatos también formáis parte de la gran nación gatuna. Este manifiesto está dirigido a todos los seres humanos que conviven con los gatos. Vosotros seréis los salvados, los protegidos de la gran Madre felina de la que todos provenimos. Pero me gustaría dedicarlo especialmente a las Gattaras, palabra italiana que designa a todas aquellas mujeres que alimentan y cuidan a montones de gatos. Pues ellas serán las primeras entre todos los elegidos/as de los felinos.

Este manifiesto tiene como objetivo concienciar a los humanos de todo el bien que les hacen los gatos. Tenéis que saber que no sois nuestros dueños sino al revés. Si realmente nos queréis no os importará, al igual que a nosotros no nos importa que penséis que sois nuestros dueños.

Formo parte de la organización secreta WCU (World Cat Union o el Sindicato mundial de los gatos). Nuestra principal misión es el progreso y bienestar de gatos y humanos. Por ello nuestro primer objetivo es que todos los seres humanos tengan un gato. Todos sin excepción. Nuestra presencia solventará muchos de los problemas sociales de la humanidad. Estamos trabajando activamente para que todos los dirigentes mundiales convivan con un gato y le lleven a todas las reuniones. Todavía no lo hemos conseguido pero hacemos lentos progresos. De hecho la mayoría de los políticos todavía prefieren los perros por eso de la fidelidad al jefe de la manada. Ese tremendo ego humano que tanto daño hace. A nosotros no nos mandan, por eso nos tienen miedo.

Nuestro segundo objetivo es la felicidad de los seres humanos, pues seres humanos contentos tratan bien a sus gatos y así nosotros también seremos felices. La humanidad tuvo momentos de gloria, como en el antiguo Egipto donde los gatos eran considerados como dioses. Fue una época de oro, cuando los faraones tomaban decisiones inspirados por nosotros. Pero no siempre fue así. Los grandes sacerdotes y gobernantes suelen ser nuestros enemigos. Recuerdo tras el primer milenio cuando los doctores y monjes del Medioevo decidieron aniquilarnos, no comprendieron que con ello rompían el equilibrio natural. Aquellos clérigos que odiaban a las brujas y sus animales poco sabían de ecología, lo cierto es que el exterminio de gatos produjo el aumento de ratas. Estas, con toda seguridad, fueron las portadoras de la peste negra en Europa, una calamidad registrada entre los años 1347 y 1350 que puso fin a la Edad Media y mató a cerca de veinticinco millones de personas, casi el cuarenta por ciento de la población. No es bueno meterse con nosotros. Porque nos vengamos.

Pero no traigo un mensaje de odio sino de amor y deseo de progreso. Nuestra presencia en la casa de una familia humana les aporta bienestar y felicidad. Nuestros ronroneos apaciguan a los humanos y les inducen a tener pensamientos positivos. Modificamos así vuestras ondas cerebrales para que fluyan con nuestra sintonía. Seguro que gran parte de los lectores entienden lo que digo…

Hay varios temas de los que quiero hablar en este manifiesto y están íntimamente relacionados con los grandes problemas de la humanidad. Pues nosotros, los gatos, tenemos la respuesta a vuestros sufrimientos y padecimientos ancestrales.

RACISMO.

Nosotros los gatos no somos racistas. De hecho hay gatos blancos, negros, rojos, amarillos, etc. De hecho podemos tener dos o más colores a la vez y somos igual de bonitos. ¿Os imagináis a un ser humano que sea negro con manchas blancas? Pues nosotros sí, pues los gatos hemos superado el racismo de manera radical. Y esto no es contradictorio con la noción de linaje. Yo, por ejemplo, soy un gato persa y me siento miembro de la realeza. Sin menospreciar claro a esta a otros gatos sin linaje. Nuestra sociedad es muy democrática, cualquier gato puede llegar a altos puestos de la WCU. Pero convendréis conmigo que ciertas razas de gatos tienen un carisma especial. Es como la nobleza y realeza de algunos países europeos. Ya no cumplen un papel dirigente pero si conservan su glamour. Así me siento yo, igual al resto de los gatos pero orgulloso de mis raíces persas y mi propio encanto personal. (Porque todo el mundo me dice que soy un gato muy guapo y especial… y simplemente lo sé)

SEXUALIDAD  Y CONTROL NATALIDAD

Estos dos temas son de lo más delicados y merecen un tratamiento especial. Empecemos por el control de natalidad. El mundo es limitado, al igual que sus recursos. No podemos ponernos a parir y parir si la alimentación de nuestros hijos no está asegurada. En otras épocas las enfermedades y guerras hacían el trabajo sucio. Ahora, tanto gatos como humanos vivimos mucho tiempo y esto a la larga puede ser un problema. Nuestro programa político es muy sencillo, un gato por cada familia humana (así ayudaremos a toda la humanidad y acabarán las guerras y la miseria del mundo) Lógicamente velaremos para que todas las unidades familiares tengan lo suficiente para alimentarse y alimentarnos.

Hay que decir que las gatas son las mejores madres del mundo (si muy por encima de las humanas). Cuidan a todos sus hijos e incluso adoptan de otras especies (como perros o ardillas). Por eso nuestro universo gatuno es un matriarcado. Desde esta perspectiva estamos por el control de natalidad. Una familia un hijo (como máximo dos si no se divorcian)  y un gato. Si la gente se separa que se quede con solo un hijo y un gato. Existe el mito de la toxoplasmosis, pero ya se ha superado desde hace tiempo. De todas maneras no es un problema, basta con adoptar un gato a los dos años de tener un hijo y ya está…

Hay otro tema del que quería hablar y es la castración gatuna. He reflexionado mucho sobre el tema pues al principio no lo quería aceptar, y creo que a la larga es positiva. Pero debería aplicarse también a los humanos. Me explico con calma pues es un tema muy delicado y fácil de malinterpretar. Recuerdo cuando era joven, siempre quería escaparme a buscar gatas. Era divertido pero también tenía sus inconvenientes, peleas con otros gatos, decepciones amorosas y un largo etc.

Creo sinceramente que hemos venido a este mundo a reproducirnos y que debemos tener por lo menos un hijo que nos sobreviva. Esto es lo justo en el mundo en el que vivimos. Antes había que tener muchos hijos pues la mayoría morían y esta era la única manera de perpetuarse. Pero hoy en día no es  el caso. Yo como soy un gato de raza persa no tuve problemas, mis amos (vamos a llamarles así) me cruzaron con un par de gatas persas también aunque nunca conocí a mis hijos. No me importa pues pienso en la raza felina en general y estoy por encima de este clientalismo. Y además en nuestra raza es la gata que se ocupa de cuidar a los hijos, por eso lo del matriarcado.

Mi castración fue un poco problemática, no me dijeron nada, me durmieron y me cortaron los testículos. Al principio me enfadé muchísimo, pero poco a poco he visto las ventajas. De hecho entre vosotros los humanos también ha habido muchos eunucos que llegaron a grandes puestos sociales. La Turquía de los sultanes o la china de los emperadores son dos ejemplos. Ahora me siento bien sin la tiranía del sexo como decía Tierno Galván. Ya no me interesan las gatas, simplemente como amigas. Ya no necesito escaparme tras su olor. Y lo que es más importante, tengo todo mi tiempo para hacer las cosas que me gustan y dedicarme a dominar el mundo con mis otros amigos del WCU. Solo un pequeño consejo, deberían hacer los mismo con los machos humanos. Ya que hay tanto problema de maltrato, violaciones, sexismo, etc… Que se castre a los humanos como se hace con los gatos. Ya verán como todo marcha mucho mejor en el mundo. Si mi solución es muy drástica se puede considerar la vasectomía y la ligadura de trompas. Las hormonas sexuales siguen ahí pero al menos se evita la superpoblación mundial y embarazos no deseados. Y esto se aplica tanto a gatos como humanos.

INTERNET

Internet es nuestra, pertenece a los gatos. De hecho los inventores de internet fueron inspirados por sus felinas mascotas. Los videos de gatos triunfan en internet y es por algo. Siempre somos trending topic.

En realidad nosotros no necesitamos internet pues somos telépatas y nos comunicamos entre nosotros con la mente. Pero reconocemos que la red es útil. Muchas veces cuando nuestros “dueños” (digo esto con ironía pues en realidad es al revés) nos dejan solos nos conectamos y vemos algunos videos divertidos. Estamos por una internet libre y sin control. Si algún gobierno pretende controlarla lanzaremos a nuestros batallones de hackers (si la mayoría tiene gatos y les sugestionamos) a romper todos los cortafuegos, malware, virus o lo que hagan para volver a la internet desregularizada que nosotros amamos. Y esto si es una amenaza.  VIVA INTERNET LIBRE Y GATUNA.

RELIGION

Nosotros los gatos somos fundamentalmente eclécticos. Aceptamos todos vuestros dioses sin problemas. Pero debéis recordar que la primera religión fue la egipcia, y allí nosotros también éramos dioses, y de los más importantes. Mucho mejor iría el mundo si nos tratarais como tales. Por ello me gustaría acabar este manifiesto con dos versos recientemente descubiertos de García Lorca en su “Canción Novísima de los Gatos”:

“El gato es inquietante, no es de este mundo.

Tiene el enorme prestigio de haber sido ya Dios”.