Euphoria Bombón

root's picture
Euphoria Bombón

Mi nombre es Euphoria y mi apellido Bombón. Así me llamaron hasta que morí.  Estoy orgullosa de mi nombre porque dice mucho de mí. Euphoria por toda la alegría que he traído a esta tierra y bombón…. Porqué estoy como un bombón. Todos me abrazaban y me querían besar todo el tiempo. También mi pelo oscuro con reflejos azulados recuerda al chocolate.

Vivi en Koper, Eslovenia, pero de familia bosnio croata. Todas éramos mujeres en mi casa, un verdadero matriarcado y yo fui la última en llegar…

Dicen que en mi familia existe una maldición que se remonta a los tiempos de los turcos. No me lo creo, y si existiera de verdad acabó con mi muerte. Pues desde el cielo de los michos velaré por todas ellas.

Pero no puedo negar que mi familia sufrió mucho, antes y después de que yo llegara a ellas para ayudarlas. La abuela, murió en Sarajevo de un disparo de un francotirador. Nadie quería que viajara allí, pero como era tan cabezota se empeñó en visitar su antigua casa. La madre murió en España, a 2000 kilómetros de nuestro pueblecito costero. Ella no quería viajar, pero lo hizo por su hija que quería reunirnos a todas en Madrid. No puede despedirme de ella, sé que acariciar mi pelo la hubiera ayudado en sus últimos momentos. Por eso la echo de menos, si hubiera estado allí puede que las cosas hubieran cambiado. Pero ya no importa pues estamos las tres en el cielo velando por las otras tres mujeres de la familia que quedan en la tierra. Son tres, dos hermanas y la hija de una de ellas. Las dos fratelas (sestras) son muy parecidas, pero a la vez muy diferentes. Las quiero a las dos mucho, pero una de ellas esta lejos, en España, donde vive desde hace 8 largos años. Es una buenísima persona que siempre piensa en los demás. Ahora está sin trabajo y no sabe si volver a Eslovenia. Desde los cielos su madre y yo rezamos por ella. Solo tiene que pensar que su vida va a cambiar y los angeles la ayudarán. La otra hermana vive todavía en la costa de Eslovenia, en nuestro pueblecito con sabor italiano. Pero quiere irse de allí, a Inglaterra mejor que España. Cuando yo vivía no quería que se fueran, estaba tan contenta en nuestra casita. Pero ahora lo entiendo… El mundo es tan grande que merece la pena descubrirlo…

La última de la familia tiene un nombre griego y romano Gæa o Γαῖα. Es la última de la familia pero se comporta como una adolescente orgullosa y despectiva que ha traído muchos desencantos a toda la familia. Yo también soy una hembra de raza y comprendo que comience a enamorar con jóvenes… pero ha olvidado que se debe a la familia, al clan matriarcal en el que vivimos todas.

Me duele que nos haya decepcionado tanto a todas. De los desengaños a su abuela y tatarabuela no voy a hablar, pues las dos la perdonan desde el cielo pues es la última de la familia. Pero hay que contarle las cosas pues si no, nunca va ni a aprender ni a cambiar. El día antes de que muriera defraudó a su tía al decirla que no había conseguido nada en la vida, que no tenía trabajo. Casi la llamó una fracasada y eso me enfadó muchísimo… No puedes decir esto a los miembros de tu propia familia. Estamos en este mundo para ayudarnos, no para pelearnos entre nosotras….

Pero eso no fue lo peor… Yo estaba enferma desde que murió la madre allá en España. Estaba muy unida a ella. Empecé a dejar de comer y beber. Me sentía muy cansada y en ocasiones de dolía el estómago. Nunca quise ser una molestia para el resto de la familia, así que me pasaba el día en el sofá o en la cama. Hubo un momento en que pensé que iba a recuperarme y seguir con mi vida pero llegó el fatídico día en que Gæa se enfadó por teléfono con su tía. No me hubiera importado tanto si no fuera porque luego se metió conmigo. La niña se empeñó en meter un perro en casa. Os imagináis, un perro…. No soy racista, me caen más o menos bien los perros, pero fuera de nuestra casa. No puedo imaginarme compartir habitación con un cachorro olisqueando todo, mordiendo las cosas, tirando todo al suelo con su cola. Yo era la única gata de la casa. Me tenían a mí. ¿Para qué otro animal?

Me sentí tan mal…. 9 años viviendo con ellas y ahora la más joven me quería sustituir por un chucho. Yo que soy de raza persa azulada, descendiente de gatos nobles, los más hermosos del mundo. Yo que he dado tanto por esta familia, amor y cariño. Y esa niña que se cree la más lista del mundo, con esa arrogancia de la juventud que solo se cura cuando la vida te haya dado muchos palos… Solo la tía me defendió, porque la madre no dijo nada…

Me sentí muy decepcionada. Podría haberme curado y vivir unos años más…. Pero me dejé ir y esa misma noche morí a las dos de la madrugada.

Ahora estoy en el cielo de los gatos (y los humanos). Y sigo con la mitad de la familia, con la madre y la abuela que me acarician mientras ronroneo. Pero ahora, desde las alturas, veo las cosas con otra perspectiva. Las tres velaremos por las otras tres que quedan en la tierra. Y yo perdono a Gæa por querer meter un chucho en nuestra casa. Porque no sabía lo que hacía y le queda mucho todavía por aprender. Y porque las quiero tanto, deseo que tengan otro gato persa en la familia. No soy racista, puede que sea blanco, negro o azulada como yo. Da lo mismo, lo importante