Madrid LGTBIO – H - A

root's picture

Estamos en el año 2050. Mucho ha cambiado en la vieja Península Ibérica. España ha desaparecido como país soberano reemplazado por la nueva Federación Ibérica que incluye las nacionalidades de Portugal, Galicia, Euskadi-navarra, Països Catalans y Castilla. El nuevo imperio renacido de Felipe II como los más conservadores han proclamado. La realidad fue bastante más  prosaica. El debacle ocurrió en el 2020 cuando Catalunya proclamo su independencia. Euskadi hizo lo mismo a los quince días. El viejo presidente Rajoy dudo durante varios meses hasta que envió los tanques y tropas a la frontera. Por suerte o por desgracia Rusia envió su flota a las Baleares para defender la nueva república. La OTAN reaccionó mandando tropas a los pirineos. Todo parecía que abocaba a la guerra pero movimientos de protesta del nuevo partido PODEMOS JUNTOS Y UNIDOS que abogaba por una solución negociada,exigía la renuncia del rey de España y la creación de un nuevo estado federado. Personalmente creo que la secreta ayuda de los grandes bancos como Santander, Caixa y el BES portugués hicieron la Republica federal posible. La unión Europea lo refrendó con el apoyo determinado de otro estado federal, Alemania.
 
Así por poco nos salvamos de una nueva guerra civil. Pero todo sigue igual económicamente hablando. La crisis es algo crónico y los salarios normales no llegan a los 1000 euros. Pero algo si ha cambiado, la institucionalización de la corrupción política. Todo comenzó con las teorías re neoliberales del doctor GoldBerg en USA. En resumidas cuentas afirmaba que deberían llevarse las teorías de lucro y benficio a la política y que los políticos trabajarían mejor si tuvieran una participación en las ganancias de los contratos gubernamentales. Poco a poco la idea fue aceptada por todos los partidos y hoy en día la mayoría de los gobiernos funcionan así. Los políticos son de los más ricos en todos los países y pagan impuestos por su tasa del 10% de los contratos que firman. De esta manera se ha institucionalizado la corrupción generando ingresos por su declaración ante Hacienda. Políticos en las cárceles por corrupción es ya cosa del pasado.
Pero el gran cambio social, la verdadera revolución si se compara con los principios de siglo, ha sido sin lugar a dudas el Gran salto sexual. Iberia es una de las sociedades más avanzadas del planeta. El auge de los movimientos gays, lésbicos y trans sexuales modificó la sociedad. Fue a mediados de los años treinta (2029-2033) cuando surgieron una serie de leyes de discriminación sexual positiva que impusieron cupos de LGT en la  administración y grandes empresas. La impulsora fue Esperanza Iglesias, nueva presidente de Iberia y lesbiana declarada. Como novedad se impuso la orientación sexual en la declaración de hacienda con deducciones a las minorías LGTBI. Algunos periodistas dijeron que fue el deseo amoroso de las deducciones fiscales lo que realmente cambio el deseo sexual de los ibéricos pero es un hecho que una mayoría se definió como Bisexual y la heterosexualidad se convirtió en una minoría  aunque todavía la más importante. Por supuesto la orientación sexual era muy rentable en política y todos los partidos tuvieron sus cuotas de participación en las cortes y el senado. Lesbians y gays tuvieron su momento en los años treinta, pero fueron desplazados/as lentamente por los bisexuales, la nueva mayoría política y sexualmente correcta.
Pero surgieron dos movimientos político-sexuales que pronto fueron considerados como extremistas: los others y los asexuales.
Realmente los others eran los más conflictivos. Intentaron agrupar todas las orientaciones sexuales no tradicionales: Los amantes de barbies (muñecas roboticas sexuales), los “amantes de los animales” que tenían relaciones con sus mascotas (se puso de moda tener ovejas domésticas e incluso burros y mulos), los fetichistas compulsivos, etc. Estos grupos se manifestaban continuamente retando continuamente los límites morales socialmente aceptados. Las sociedades protectoras de animales se querellaron con los neobestialistas y viceversa. En un premeditado ataque los neofetichistas pintaron ligueros en todas las estatuas femeninas de Madrid, Lisboa y Barcelona en la llamada noche del liguero.
Todas esta orgía mediática termino provocando a los Asexuales, un nuevo grupo de presión que se declaraba abiertamente sin sexualidad. Individualistas, egocéntricos, religiosos en algunos casos y ateos negacionistas del Big Bang en otros casos. Fue el antiguo sacerdote Escrivá de Marañón que fundó el partido pero agrupó a muchos especímenes realmente hartos de la libertad sexual de Iberia. Algunos grupos llegaron a atentar en el canal de Isabel II de Madrid vertiendo bromuro y otros inhibidores sexuales en las reservas de agua. Fue muy famoso el ataque de la Viagra en el G20 que transcurrió en Bilbao en el 2049. Todos los jerarcas que bebieron de las botellas de agua mineral fueron afectados (solo los hombres claro está). La cumbre se suspendió dos días y todas las fotos fueron censuradas de cintura para abajo.
Una nueva realidad social se ha instaurado en Iberia, la sociedad más avanzada del planeta. Según el último censo, la población ibérica en el 2050 se divide entre:

·         Heterosexuales:

20%

·         Bisexuales:

40%

·         Gays:

13%

·         Lesbianas:

11%

·         Transexuales:

3%

·         Intersexuales:

2%

·         Others:

4%

·         Asexuales:

7%