Magritte y la famila real belga

root's picture

Magritte es uno de los mejores pintores belgas, muy relacionado con el surrealismo del siglo XVI de Bruegel y El Bosco. Si algo caracteriza a Magritte es el mundo surrealista que muestra en sus cuadros. Imágenes oníricas que salen de las profundidades del inconsciente. ¿Pero de dónde salen estas imágenes? El inconsciente las recrea y transforma, pero provienen del mundo real. Son imágenes observadas por nuestros ojos y atesoradas como recuerdos en la parte más recóndita de nuestra mente. Estos arquetipos configuran nuestra visión del mundo o la manera en que un artista representa el mundo en sus cuadros.
Magritte dio al movimiento surrealista una carga conceptual basada en el juego de imágenes, poniendo en cuestión la relación entre un objeto pintado y uno real.
Lo que les voy a contar es un descubrimiento intuitivo de las remotas imágenes que se encontraban en el inconsciente de Magritte y que luego se recrearon en sus cuadros. Magritte nació el 21 de noviembre de 1898, en Lessines, Bélgica y murió 15 de agosto de 1967, en Bruselas. Era el mayor de los hijos de Léopold Magritte, sastre y comerciante de telas, y Regina Bertinchamps. El 12 de marzo de 1912, su madre se suicidó ahogándose en el río Sambre. Esto sin lugar a dudas debió marcar su vida a los 14 años. Algunos críticos afirma que esto es el origen de una serie de pinturas de  1927 a 1928, una de la más conocida es Les Amants. Una pareja con la cara cubierta como una mortaja.
En enero del 1869 murió a la edad de 9 años Leopold, Duque de Brabant, el hijo único del rey de Bélgica. Era el príncipe heredero, el duque de Brabante. Fue un drama para la casa real Belga. El niño murió por una neumonía después de caer en un estanque del parque. El rey Leopold II hizo responsable a su esposa por. Esto hizo que la pareja real se distanciara.
La reina Maria-Henriette murió en Spa en 1902. Tuvo una vida muy trágica, su familia austriaca sufrió multitud de desgracias y le afecto psíquicamente.
La tesis de este escrito es que Magritte se identificó subconscientemente con la familia real y su drama. De niño casi con toda seguridad vio imágenes de los reyes y su familia. El alter ego de Magritte es el hombre con traje y un sombrero inglés, igual que la imagen de Leopold. La madre muerta de Magritte se represento en la reina Marie-Henriette, a caballo en un bosque deconstruido. Estas visiones forman parte del mundo onírico del artista.