Agente encubierto

root's picture

Soy miembro de los cuerpos de seguridad del estado desde hace cerca de 17 años. Clave WLCP2BXVUTJ9EW3A.  Mi padre fue guardia civil y mi madre ama de casa del Opus Dei. Que podían esperar de mí.
Conocí a Alone Jazz en mi primera misión de agente infiltrado. Tengo tan buenos recuerdos de aquellas primeras misiones en el Retiro con las comunidades negras del Madrid underground. Me habían informado que era un elemento muy peligroso. Pertenecía a los Panteras Negras de USA. Mis jefes temían una revolución negra en España y me habían elegido a mí para infiltrarme. No me costó mucho hacer amistad con los panteras negras y poco a poco me fui introduciendo en el movimiento. Me encargué de grabarles en video y hacer fotos que luego publicaba en una web hecha por mi panterasnegras.es.
El plan era perfecto y mis superiores estaban encantados con todo el material que les entregaba. Y los panteras negras también, pues veían sus videos y fotos en internet. Llegué incluso a publicar un periódico Afrika Total. Esto duro un par de años. Pero yo tenía miedo de que acabase. El pretendido grupo terrorista negro no lo era. Eran gente maja que trabajaba para la comunidad emigrante. Yo intentaba por todos los medios que mis colegas de extranjería vieran que eran peligrosos y así seguir con mi investigación. Me gustaba este trabajo y la buena vida de fiestas y conciertos. Llegue incluso a extraer frases de las canciones rap para mostrar lo subversivos que era.
La policía nos persigue.
Libertad para los manteros.
Nadie es ilegal.
Cristóbal colón no tenía DNI
Okupa el senado
Pero mis informes no tenían mucho fundamento. Mis jefes querían que denunciara un alijo de armas o de explosivos. No lo había. Lo más que hacían era vender Marihuana en Lavapiés y CDs piratas.
Fue por ello que me alejaron de la investigación. En realidad cerraron el caso por falta de peligrosidad. Y a mi me trasladaron a Málaga, a la unidad de lucha con el narcotráfico. Allí me hirieron en una pierna y estuve un par de años de baja para recuperarme, pero eso es otra historia.
Fue el ultimo verano cuando volví a Madrid de vacaciones. Recibí una llamada del comisario jefe de extranjería. Nada y menos que el famoso Vilar del Rejo. Me invitó a una reunión urgente en los calabozos de la Puerta del Sol.
El señor comisario jefe es una figura impresionante. Parche negro cubriéndole un ojo. Dicen que nada pasa en las cloacas del Estado sin que él lo sepa. Mis compañeros le llaman el Hoover español, pues tiene el mismo poder que el antiguo director del FBI, John Edgar Hoover.
El mismo Vilar del Rejo me encargó una misión. Alone Jazz estaba de vuelta en Madrid. Se le había visto por el barrio de Lavapiés. Se sospechaba que tenia contacto con grupos islamistas negros del Sahel y que sus cuadros tenían un tipo de código para comunicarse con otras células terroristas por toda España. Mi obligación es sacarle toda la información posible y grabarle con una cámara especial en mis gafas. Tenía que llamarle al día siguiente para invitarle a comer.
Funcionó, se alegro de escucharme y quedamos esa mismo día. Quedé en su casa, una corrala en Lavapiés. Nada mas entrar al portal puse la cámara de las gafas a grabar. Ese fue mi problema. Las baterías de las gafas no duran mucho, tan solo unas horas. Alone Jazz me hizo esperar cerca de una hora. Tiempo africano evidentemente. Nada mas verme me presento a la futura madre de su hijo. Una joven negra de la isla de Bioko.
 Interesante, pensé para mis adentros. El comisario tendría información. Un nuevo revolucionario adoctrinado desde la cuna estaba de camino. Fuimos a su casa y vi todos sus cuadros. Ese era el objetivo, descubrir el mensaje secreto de su cuadros y como transmitía la información. El hablaba y hablaba de su arte y yo grababa y grababa con mi cámara en las gafas. Dimos una vuelta por Lavapiés y entramos en un local anarquista negro. Genial, todo material inédito para mi informe.
Era ya la hora de comer y  fuimos a un restaurante africano y yo pagué, pero no me dieron factura. Lo cual es un problema porque luego no me devuelven el dinero en comisaría. Lucrecia era muy simpática y estuve indagando para mi informe. Descubrí que ella era Bubi y Alone Jazz Fang. Intenté meter unos contra los otros como me enseñaron en la clase de espías, manual de la CIA en el extranjero. Ya saben, tutsis contra Hutus y viceversa.
Pero no funcionó, se querían demasiado para pelearse por cuestiones raciales. Tampoco veía nada evidentemente sospechoso en sus cuadros. Pero claro, tengo que hacer un informe. Y tengo que hacerlo bien si quiero que me reasigne el caso.
Estábamos tomando un café cuando mis gafas cámara empezaron a vibrar. La batería se estaba acabando. Tuve que hacer una llamada rápida a escondidas y quedar con el agente de soporte y cambiar. Me inventé una escusa y quede a un par de calles con mi contacto. Todo fue impecable, como nos enseñan en la escuela de policía de extranjería. Intercambié las gafas cámara y volví corriendo.
Pero ya no estaban, se habían ido. Que nervios. Recorrí todo Lavapiés pero no los vi. Llame a soporte aéreo y enviaron un helicóptero a localizarlos. Lucrecia llevaba un vestido azul celeste, tenían que encontrarla fácilmente.
No quiero criticar a mis colegas de la unidad aérea, pero anochecia ya cuando la localizaron. Fui corriendo hasta el lugar y les dije
Ah que casualidad, nos vemos otra vez por el barrio
Se extrañaron un poco, pero me aceptaron la ultima copa. Así entre risas prepare mi informe con el claro objetivo de volver a la investigación.
Informe
El peligroso Alone Jazz ha vuelto a Madrid con el claro objetivo de resucitar las panteras negras. Pero se han adaptado a los tiempos y ahora son los Pink Panther. Quizás por nuevos contactos con comunidades extremistas transgénero. Tienen contactos con grupos anarquistas y colectivos LGTBI radicales. El local anarquista en Lavapiés debería ser investigado por un agente que conozca la comunidad negra de Madrid
Los cuadros que pinta Alone Jazz y hace exposiciones con ellos tienen claramente un mensaje secreto y recomiendo al ministerio del interior que se los compre todos, así se pueden investigar en detalle. Si vende sus obras, no hará más exposiciones por España y cesara el adoctrinamiento panafricano de la comunidad Afro.
 
Mis grabaciones no fueron tan buenas como esperaba por fallos en la cámara-gafa. Solicito al ministerio del interior y extranjería que invierta más fondos en material de espionaje. Las baterías de las cámara gafas no son buenas.
Lucrecia, la novia del implicado, tiene un nombre clave Mirlo Negro y es una independentista Bubi que se ha infiltrado a su vez en los Pink Panthers. No preparan ningún atentado, solo exposiciones de cuadros. Pero hacen un activo trabajo de adoctrinamiento de los jóvenes negros en Madrid. Además quieren tener un hijo para ampliar la comunidad y el mensaje panafricano.
Hay que hacer un seguimiento especifico de esta pareja pues puede desestabilizar las actuales políticas de extranjería del ministerio del interior.